Slide #1 image
Slide #1 image
Slide #1 image
NextPrev

DEMOGRAFIA

Habitantes

Se ha identificado la presencia de algo mas de 4.000 familias en todo el ANMIA y unos 26.000 habitantes. Actualmente, las poblaciones están representadas en su mayoría por colonos Cambas, Aymaras y Quechuas en diferentes proporciones de acuerdo a las comunidades.

Centros Poblados

En el ANMIA se encuentran alrededor de 96 comunidades (sindicatos y/o Cooperativas) asentados. El Área Protegida se encuentra en 4 Provincias: Andrés Ibáñes, Ichilo, Florida y Manuel Maria Caballero y nueve municipios poseen jurisdicción territorial sobre el Área Natural de Manejo Integrado Amboró (ANMIA): El Torno, Porongo (Andrés Ibañez), de Samaipata, Mairana y Pampa Grande (Florida), Comarapa (Manuel María Caballero) y de Buena Vista, San Carlos y Yapacaní (Ichilo). A las cuales se pueden acceder fácilmente desde la ciudad de Santa Cruz de la Sierra por las dos carreteras que unen Santa Cruz con Cochabamba ubicadas al Norte y al Sur respectivamente.

Características Socioeconómicas, Históricas y Culturales

La ocupación principal de las personas asentadas en el AMNIA del parque es la agricultura y la pecuaria en forma secundaria el comercio, la manufactura (artesanías) y venta de servicios (transporte, alimentación). En general más del 50% de la población tiene educación primaria. La tasa promedio de crecimiento en el área muestra alrededor de 8.6% año.

Los pobladores originales cuyos asentamientos se remontan a 1.100 años a.C., constituyen etnias amazónicas de cazadores y recolectores que fueron haciendo contacto con culturas agroalfareras. Algunos de estos grupos eran los Yuracarés, los Xore, Tomacoci y Chane-Arawak. Posteriormente se produjo la llegada de los Incas 1.400 d.C. y se constituyeron verdaderos grupos multi-étnicos. Entre 1525 se produjo la invasión de los Guaraníes (chiriguanos), posteriormente con la llegada de los españoles se produjeron una serie de enfrentamientos etnicos.Entre las leyendas mas comunes están la del cerro Amboró que siempre fue considerado sobrenatural, particularmente fuente de maleficios y hechizamientos. Los tesoros Incas y riquezas Jesuíticas también alimentan un variado repertorio de leyendas y mitos locales, otras son las zoomorfas como las del jucumari y el guajojo.